satoshi y los sofistas

Satoshi y los sofistas. Por Craig Wright

Traducido por

La jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Louise Brandeis, escribió:

«La publicidad es justamente elogiada como un remedio para las enfermedades sociales e industriales. Se dice que la luz del sol es el mejor desinfectante; la luz eléctrica el policía más eficiente».

Bitcoin es el sistema más eficiente, y nos ayudará a acabar con la deshonestidad y el fraude. No diseñé Bitcoin para crear otra divisa de drogas clandestina. E-gold y Liberty Euro (una moneda digital ofrecida en Liberty Reserve) existieron y funcionaron bien para tan desacertado propósito; lo hacen mejor que cualquier cadena de bloques. Lo que pocas personas entienden es que cualquier sistema dirigido por un individuo o un grupo tiene una cabeza que puede ser atacada. Si la Hidra tiene cabezas que son visibles, como las de Monero, éstas pueden ser cortadas y los individuos castigados. Con el tiempo, el daño llega a ser tan grande que aquellos que buscan violar la ley y provocar destrucción se trasladan a rumiar en diferentes pastos.

Bitcoin añadió una novedad a las criptomonedas: no la descentralización, ya que simplemente constituye una parte del proceso. La verdad es que Liberty Reserve, con sus 30.000 o más rampas de entrada, era más descentralizada que todo el ecosistema de criptomonedas basadas en blockchain. No, la distinción significativa que aporta Bitcoin reside en dejar tras de sí un rastro de evidencias inmutables, que forman la cadena de bloques. Bitcoin está diseñado de tal manera que si se elimina el rastro de pruebas, se termina padeciendo problemas como los que ha sufrido Zcash, donde no se puede determinar la cantidad de dinero en circulación. Lo más importante es que las leyes de «conoce a tu cliente» y «anti-lavado de dinero» (AML) existen de tal manera que permiten que todas las rampas de entrada y salida sean monitorizadas. De esta manera, el seguimiento de la moneda digital se vuelve simple cuando hay un crimen involucrado.

Todo ello constituye un sistema económico: es posible combatir el crimen y sin embargo no se puede evitar o romper la privacidad que se ofrece al individuo medio. En los casos en que se han realizado ventas que han dado lugar a bitcoins manchados, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden interrogar a los poseedores de las diferentes monedas en las casas de cambio y otras rampas. Blockchain está diseñado de tal manera que, a escala, el uso de una red como Tor añade las suficientes capas de complejidad e ineficiencia como para que permitan derribar el sistema.

Aquellos que buscan algo distinto a aquello para lo que Bitcoin fue diseñado, intentarán crear alternativas paralelas a Bitcoin como la Lightning Network. Tales sistemas son los que están diseñados puramente para perder y destruir registros. Esta forma de dinero anónimo es el mecanismo más sencillo para detenerlo. Cuando un sistema ya está violando las reglas de lavado de dinero, el gobierno puede actuar contra las partes que gestionen un nodo. Con un sistema como Lightning, el nodo no puede entrar y salir de la red a voluntad. A diferencia de Bitcoin, un nodo de Lightning necesita permanecer conectado a la red 24 horas al día durante los siete días de la semana. La consecuencia es que tales sistemas pueden llevar también una diana pintada en ellos.

No repudio

Algunas personas intentarán decirte que encontrarán una forma de crear un sistema que no permita el repudio. Tal sueño imposible se llama «no repudio», pero la realidad es que se trata de un sueño utópico que no puede existir en el mundo real. Pase lo que pase, siempre se puede repudiar una firma. Tal vez firmaste bajo coacción, tal vez alguien te robó la clave: hay más formas de las que se pueden imaginar para repudiar algo de forma válida. Lo importante es que no puedes eliminarlas técnicamente: forman parte de la manera en que funciona la ley, y poder decir que no firmaste algo constituye un derecho humano fundamental. Los tribunales se enfrentan a la otra cara de la moneda con el perjurio: si afirmas que no hiciste algo, y se demuestra que lo hiciste, se te considera responsable.

Gran parte de lo que ocurre en la comunidad de las criptomonedas supone un sutil ataque a la ley y a la cultura occidental.

Bitcoin utiliza una serie de claves pseudónimas. Se pueden establecer diversas claves derivadas que prueben la propiedad de una clave y de todas las claves derivadas. No prueba la identidad. No hay forma de probar de forma concluyente la identidad mediante un método criptográfico. Y, lo que es más importante, no debería haberla. Un individuo puede registrarse en una autoridad certificadora para demostrar y hacer valer el control/propiedad de una clave. Ese proceso proporciona evidencias pero no constituye una prueba.

En el futuro, con Bitcoin, los individuos crearán jerarquías deterministas de claves vinculadas a su identidad. Aun así, sólo serán evidencias y no una prueba. Si una simple clave privada pudiera utilizarse como prueba definitiva y no como mera evidencia, implementaríamos un sistema mucho más draconiano que el hecho de forzar a cada persona de la tierra a llevar un documento de identidad. Con Bitcoin, las organizaciones podrán crear identidades y pseudo-identidades que les permitan usar servicios individuales sin vincularse. Como tal, las identidades estarán protegidas por un cortafuegos que aislará cada conjunto de registros de otras organizaciones.

La naturaleza de la prueba es tal que los individuos eligen cómo pueden proporcionar las evidencias necesarias para un caso de uso particular. Si necesitan probar algo en el tribunal, darán sólo las evidencias suficientes para demostrar definitivamente algo en el tribunal. Cuando una parte trata de probar la propiedad de los bienes, puede hacerlo sin tener que vincular más información de la que se requiere. Ésa es la naturaleza de la privacidad. Cuando la policía y las fuerzas del orden tratan de investigar el blanqueo de capitales, pueden investigar a un individuo y rastrear la fuente de los fondos. La gente no acaba de ver el problema que existe con los mezcladores (mixers), y es que existen leyes sobre el origen de la riqueza. En este momento, si te encuentras en posesión de cientos de miles de dólares y no puedes explicar la fuente, te los pueden incautar. Bitcoin no detiene la incautación de activos. Si crees lo contrario, deberías comprobar los muchos casos que ya han ocurrido. Cientos de criminales ya han sufrido en carne propia la confiscación de sus bitcoins.

Descentralización

No son los nodos descentralizados los que hacen poderoso a Bitcoin. Es la descentralización del poder. En Bitcoin, ese fin se consigue cuando el protocolo queda grabado en piedra. Si un minero busca alterar el protocolo, necesita hacer que todos los usuarios actualicen el software de sus nodos. Y la «verificación de pago simplificado» (SPV) permite a los usuarios asegurarse de que los mineros no se desvíen. Si un minero se desvía, por ejemplo, añadiendo un nuevo opcode, el nodo SPV lo considerará inválido. En consecuencia, aunque el minero consiga más del 50% del control de la red mediante potencia computacional, no controlará la red sin convencer a los usuarios de la misma de que se pasen al nuevo protocolo.

La realidad es que detrás de proyectos como CoreCoin (BTC) o Ethereum (ETH) sí que existe un pequeño grupo de individuos que controlan el protocolo y pueden obligar a los usuarios a actualizarse. Son sistemas que actúan como doppelgängers [dobles fantasmales] que no son Bitcoin. De hecho, están subvirtiendo el uso de estructuras de código abierto y sistemas de votación para ocultar los actos de liderazgo. Están erróneamente comprometidos con el hecho de ofuscar la responsabilidad legal y esconderse detrás de una falsa pretensión de poder distribuido. La verdad es que Bitcoin sólo se distribuye y sólo resta poder cuando el sistema no se puede cambiar. La capacidad de cambiar el sistema, de añadir nuevos opcodes, de alterar de cualquier manera el protocolo… ésa es la estructura de poder dentro de Bitcoin y por lo tanto de cualquier cadena de bloques.

Los que corren a cargo de las diversas monedas alternativas, incluyendo las versiones engañosas de Bitcoin (BTC), buscan desviar el hecho de que controlan su respectivo sistema. Intentan decir que los mineros controlan el protocolo, pero no dicen que, de hecho, alteran el protocolo usando florituras retóricas como llamar capacidad de elegir a un cambio radical diseñado como soft-fork que hace que las versiones anteriores resulten incompatibles. En este caso, los cambios en la red pueden implementarse sin necesidad de votación o notificación.

Un pequeño grupo que controla el protocolo toma decisiones que afectan a todos los usuarios del sistema. Cuando las cosas funcionan, y la comunidad que utiliza el sistema no ve los problemas que implica alterar el protocolo a voluntad, los líderes se lo apropian, pero al mismo tiempo desvían todas las malas decisiones o errores diciendo que es un sistema distribuido.

Para que Bitcoin tenga éxito, el protocolo debe ser estable. Se pueden desarrollar y crear nuevas versiones de software sin cambiar el protocolo subyacente. TCP/IP apenas ha sufrido cambios a nivel de protocolo en los últimos veinte años y, sin embargo, ha cambiado notablemente y ha ganado mucho a través de implementaciones de software más efectivas. Para que Bitcoin funcione, el protocolo tiene que mantenerse fijo y quedar grabado en piedra. Un protocolo grabado en piedra indica a los desarrolladores y a las empresas que pueden invertir a largo plazo.

La retórica sofista te dirá que Bitcoin fue diseñado para crear una moneda resistente a la censura, y sin embargo las mismas personas que esgrimen el argumento tienen el poder de invalidar las transacciones. Esas mismas personas tienen el poder de alterar el protocolo, hacer que las implementaciones de software específicas resulten inválidas y expulsar a la gente de la industria. Con un protocolo estable, cuyo requisito fundamental sea quedar grabado en piedra, como indiqué hace casi una década, nadie puede elegir quién puede y quién no puede construir en Bitcoin.

Todas las principales plataformas sociales —Twitter, Facebook, e incluso Google— han sufrido la infiltración de guerreros de la justicia social que buscan destruir la meritocracia e instaurar la banalidad en el mundo. Lo llaman diversificación. La verdad es que es racista, homófobo, sexista y cualquier otro ismo que se podría considerar de mal gusto. La etapa de crecimiento de Twitter ha terminado, y su base de usuarios está disminuyendo lentamente. La razón es que no se puede servir a dos amos. Las organizaciones pueden buscar ser las mejores en lo que son y lo que buscan entregar, o pueden perder ante el mercado y el capitalismo. Así como el socialismo fracasó porque no pudo medir el valor de lo que la gente buscaba en la sociedad, muchas organizaciones se encuentran ahora con que no podrán sobrevivir a la infiltración de la mediocridad.

Metanet transforma los negocios

Plataformas como YouTube y Twitter —donde se han infiltrado con fuerza los mediocres que buscan justificar su posición utilizando los métodos convencionales del guerrero de la justicia social y el socialista asociado— manipulan sus posiciones utilizando el miedo y las amenazas de censura. Cuando esos mismos medios no funcionan, inundan las comunidades con trolls y obligan a otros a abandonarlas. Cuando se bloquea a estas personas, claman a gritos que han sido censuradas.

La realidad es que entran en tu propiedad, en tu espacio personal, y luego, cuando los expulsas o tratas de hacerlo, llaman en voz alta a sus ejércitos de asociados mediocres. No construyen, no crean: destruyen el trabajo de los demás y tratan de impedir que te dediques a crear. Lo hacen como si todo lo que construyes los hiciera parecer inferiores. Cada vez que creas algo nuevo, les muestra lo mucho que no han hecho. Así que entran en tu espacio, en tu propiedad, y la invaden expulsando a tus amigos y aliados.

A modo de analogía, sería como si un invitado a quien nadie ha invitado se presentase a una cena y empezase a quejarse de todo, y a gritar que todo lo que haces y dices está mal, y que luego comenzase a vociferar a pleno pulmón que está siendo oprimido y censurado porque no lo escuchas en tu propia casa.

Sin embargo, podemos arrebatarle su poder. Gracias a Metanet, los individuos y grupos podrán crear un lugar para comunicarse donde puedan excluir a otros para mantenerse a salvo de los abusos. Hacerlo no constituye censura, sino el derecho a la libre expresión. No tienes derecho a invadir la privacidad de otros, y no tienes derecho a exigir una audiencia. Podremos excluir a esas personas, y permitir a otros que quieran discutir temas, hablar y comunicarse de una manera que no deje que los trolls se apoderen de las comunidades. Lo más importante es que permitirá la creación de espacios que sean legales y abiertos.

También será posible detener a las personas que tratan de difundir de manera engañosa mentiras y rumores. La gente será responsable de sus acciones y de sus palabras.

La libertad de expresión no incluye los insultos anónimos. No incluye la difamación. Tienes derecho a opinar, pero no a inventar cosas sin tener pruebas. Ahora mismo, existe la capacidad de crear noticias falsas y promover mentiras porque no se puede responsabilizar a las personas de sus actos en el mundo de los trolls anónimos. En el futuro, los micropagos rastreables permitirán el acceso a todo el mundo, y al mismo tiempo también se hará a la gente responsable. Los individuos serán capaces de crear comunidades de la manera que ellos elijan. Si una comunidad elige ser pseudónima y no verificar las identidades de los miembros que accedan a ella, podrá hacerlo. Del mismo modo, si un grupo de personas únicamente desea poder excluir a los usuarios que han atacado a sus miembros o que no albergan una opinión alineada con los miembros del grupo, también se podrá crear un grupo de ese tipo.

Gobierno

La moneda dista mucho de ser anarquista. No paraliza al gobierno: lo hace responsable. La capacidad de rastrear y localizar el dinero, de limitar e informar sobre la corrupción y los acuerdos ilegales en el extranjero altera la naturaleza misma del gobierno. Al poder rendir cuentas de los gastos e informar de manera instantánea de los procedimientos que llevan a cabo los diversos órganos gubernamentales a medida que distribuyen los fondos, Bitcoin altera radicalmente la naturaleza del gobierno representativo. En el futuro, se podría limitar lo que los ciudadanos pueden comprar con su prestación social. Podríamos reducir el impuesto que se paga por el alquiler y la comida y asegurarnos de que las personas se ofrezcan a educar a sus hijos, y si no lo hacen, entonces se restringiría el uso que pueden dar al dinero de su prestación social.

Bitcoin no detiene al gobierno: ofrece a los que conforman los aspectos productivos de la sociedad la posibilidad de supervisar a dónde va su dinero. Si la gente no solicita un trabajo, podría hacer que sus cheques de asistencia social se invalidaran de manera automática. Las empresas podrían aceptar los cheques de asistencia social como pago por comida saludable y al mismo tiempo no podrían aceptar dichos cheques si la intención es canjearlos por productos de lujo como el alcohol o los postres y caramelos. Esto permite controlar tales ámbitos.

Los bonos del tesoro y los métodos de recaudación de capital que se usan dentro del gobierno podrían ser monitoreados y rastreados. En una sociedad representativa, permitiría a las personas involucradas en el sistema elegir cómo se gasta el dinero que aportan. En el futuro, los contratos inteligentes permitirán pagos condicionales en muchos aspectos de la sociedad. Los contratos inteligentes y los acuerdos a la luz del día sustituirán a muchos de los actuales proyectos basura que la gente dice que no pueden financiarse de otra manera. Los bienes comunes serán controlados y poseídos, y así los miembros de la comunidad podrán obtener beneficios por mantener el orden, y pedir cuentas a quienes abusen del sistema.

Lo que otros proyectan…

Al poder controlar la narración e invadir la propiedad personal en el mundo digital en línea, las personas que no tienen derecho a participar con nosotros pueden cerrar las discusiones. Como tal, la minoría vocal establece una agenda que el resto de la sociedad no querría. Proyectan lo que temen, y pueden clamar a voces sus problemas. Escuchamos gritos de fraude, y sin embargo generalmente son ellos los que buscan promover un sistema donde el fraude resulte fácil. En el futuro, Bitcoin permitirá un único conjunto de libros para todas las organizaciones y gobiernos, algo que nunca ha ocurrido en nuestro mundo.

Las personas buscan promover las mentiras que han creado al ver el beneficio a corto plazo. Quieren promover sitios web oscuros e ilícitos y hacer dinero permitiendo el blanqueo de capitales. Buscan impulsar y promover estafas que permitan crear valor sin esfuerzo de la nada, pero que no valen más que la nada. A medida que construyamos Bitcoin y Metanet, empezaremos a ver evolucionar un nuevo mundo. Un mundo de veracidad en el mundo de la privacidad.

Es el mundo que busco hacer realidad, construido sobre valores probados por el tiempo. Un mundo de inclusión basado en el mérito.

Cuando intenten convencerte de que Bitcoin se diseñó para ser descentralizado, pregúntales qué quieren decir. Pídeles que te lo expliquen y que establezcan definiciones para los términos que traten de usar. Si están diciendo que se trata de la descentralización del poder, entonces la única manera de que ocurra en cualquier cadena de bloques es haciendo que el protocolo sea estable. Pregúntales cómo se llevan a cabo los cambios de protocolo, quién actúa como guardián y quién tiene derecho de veto. Sin examinar el asunto, y sin definir la terminología utilizada, acabamos en un mundo de Humpty Dumpty donde la gente busca establecer el significado de las palabras de una manera fluida y nebulosa. Bitcoin está grabado en piedra, y es la única manera de permitir que crezca y que las empresas lo acepten. Y, sobre todo, es la única manera de que se desarrolle un sistema basado en una meritocracia alrededor de Bitcoin.

Si la gente te dice que quiere un mundo igualitario, pregúntales qué quieren decir con igual. ¿Se refieren a un trato igualitario ante la ley? ¿O en su lugar se refieren a resultados iguales? Si buscan resultados iguales, pregúntales por qué una persona debería trabajar más duro para otros que buscan ser perezosos. Pregúntales por qué los que se sacrifican, los que pasan décadas en la universidad estudiando cosas que ofrecen desarrollo y crecimiento productivos deberían pagar por mantener a individuos que se sientan en casa o que incluso estudian las artes neoliberales y luego esperan que se les entregue el mundo en bandeja. Bitcoin es una meritocracia. Aquellos que prefieren debatir y quejarse en lugar de arriesgarse y actuar te dirán lo contrario, pero eso es todo lo que harán, ya que es todo lo que pueden hacer.

Gracias a Bitcoin, veo un mundo en el que compitan varios sistemas. Veo al individuo, a la administración local, al Estado y al gobierno, todos compitiendo globalmente. Y, a diferencia de nuestro sistema actual, en el que el PIB proporciona una falsa métrica que trata el crimen y la destrucción de igual manera que el desarrollo de los servicios de alimentación y salud, tendremos un sistema que mida los resultados deseados. Bitcoin eliminará los sistemas que traten la creación de activos artificiales de la misma manera que la creación de bienes comercializables. En países como Islandia, en 2008, los bancos utilizaron trucos fraudulentos para crear capital de la nada. Alice valoraba su gato en 1.000 millones de dólares y se lo vendía a Bob, quien cambiaba su perro, que valoraba en un capital de 1.000 millones de dólares, y éstos se mantenían como préstamo entre las dos partes. El resultado era la creación de 4 mil millones de dólares de capital artificial. Lo mismo sigue ocurriendo hoy en día, y peor aún: es la base de esquemas como Tether, las ICOs, y las agencias de bolsa fraudulentas que la gente llama exchanges o casas de cambio. Todo eso se acabará.

Ésa es mi visión. Ésa es la visión de Satoshi.


Enlace al artículo original: https://craigwright.net/blog/bitcoin-blockchain-tech/satoshi-and-the-sophists/

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *